PARADOX (SPL3)

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!

Volvemos a la carga con más acción esta semana de la mano de un país muy propenso a ello: Hong Kong. Pero no solo este país podremos ver en esta cinta de artes marciales, sino que gran parte de esa acción esta rodada en Tailandia, terreno de Tony Jaa y de su inolvidable y más que reconocible Muay Thai, que en esta ocasión utiliza en cuentagotas, pero que vale la pena que sea así, ayudando a centrar la película en otros aspectos para crear un buen equilibrio en pantalla.

Paradox es de esas películas que solo veremos una vez, ya que su revisualizacón no es muy recomendable y no aporta nada más allá de un buen entretenimiento de sábado tarde...¿pero qué tiene eso de malo si es lo que buscamos? A veces hay que saber diferenciar lo que es una gran película de lo que es una buena película, y aquí estamos ante el segundo caso. Aquellos a los que os gusta la acción y una historia lo suficientemente interesante estáis de enhorabuena.


PARADOX




La hija de un policía de Hong Kong desaparece en Tailandia. El policía viaja hasta allí para intentar encontrarla con la ayuda de un oficial tailandés. Juntos se enfrentarán a una organización criminal que parece relacionada con la desaparición. No es la trama más original del mundo, pero sin duda ofrece un entretenimiento tan claro que nos dará igual y es que parece estar de moda eso de un padre en apuros en el cine moderno. Además, es la tercera parte de la saga SPL3, la cual siempre esperamos con ansias aquellos que la conocemos.

Volvemos a esa típica trama que ha devenido con el paso del tiempo en una especie de subgénero donde tenemos presente a un padre que investiga la desaparición de su hija y que busca venganza contra todo aquel que se interponga en su camino, recordemos por ejemplo a la saga de Liam Neeson, ya que la película de hoy se parece y mucho a esas películas. También es verdad que los protagonistas no son los mejores en artes marciales (su perfil no se parece mucho al de un luchador), pero no hay problema en ello, ya que parece ser que el director intenta entregarnos un equilibrio bastante bueno entre las escenas de investigación y diálogos y las de peleas brutales. Eso sí, hay que ser sinceros, y es que formando parte de la trilogía SPL, esta no es la mejor de las 3.




Louis Koo es un actor que cumple con su papel a la perfección, y es que aunque el guión no de para más ni su personaje tampoco, creo sinceramente que no nos intentan vender la moto de una profundidad que tampoco está presente. Los giros de guión son a veces esperables y evidentes, pero la verdad es que no lo veo como algo negativo, ya que estaremos tan metidos en la acción que no nos daremos mucha cuenta. Es como si el ritmo y el tono de esta cinta nos hiciera llevar una inercia que nos hace transcurrir como un tour turístico a través de los minutos. También veremos una crudeza patente, ya que la sensación es la de que todo va a acabar más mal que bien, cosa que no sucede nunca en una película americana, por ejemplo. 

Y ese es un punto del cine asiático que me sigue gustando a día de hoy, que las películas no acaban bien o que la sensación que tienes es que todo lo que rodea a nuestros protagonistas es mucho más grande que ellos y los pueden aplastar con facilidad. Esa sensación de fragilidad conlleva una sensación gratificante en cuanto a nosotros como espectadores, ya que el reto al que nos enfrentamos coge una magnitud mayor. ¿No estáis hartos de que todas las historias siempre acaben con final feliz e intenten vendernos que la vida es maravillosa? La verdad está ahí fuera y solo hay que analizarla: el mundo es cruel.




Además aquí se toca un tema que ha sido recurrente en muchas películas que giran en torno a los gobiernos corruptos o a las mafias del sudeste asiático, el tráfico de órganos. Un tema que está sucediendo en la realidad y que muchos directores han usado para intentar concienciar a la población de la lacra que conlleva, sedientos de verdad. Tailandia es uno de esos países en el punto de mira (por eso la película está rodada ahí), y es que es uno de los más corruptos y peligrosos del mundo si no sabes donde te metes ni donde andas. Y pensaréis que cualquier país es peligroso si no lo conoces, pero es que allí cuando no hay trata de blancas, hay tráfico de órganos y sino un mercado infantil que despierta nuestro más profundo asco. 

Un país donde la política es pura corrupción y donde no hay ninguna división de poderes entre la justicia y los gobernantes. Un país que no puede fardar de nada ante nadie, porqué además muchos somos conscientes de sus carencias. Es verdad que puede ser un lugar muy bonito, pero eso queda ensombrecido por asuntos capitales como los mencionados antes, que son la comidilla del día a día allí. En Paradox se nos centra en los secuestros por temas de mercado negro, pero hay que ser conscientes de todo lo demás. La podredumbre siempre es más extensa de lo que se ve a simple vista.




Las escenas de acción están coreografiadas por Sammo Hung, un habitual y un maestro en su sector, y es que lleva muchísimos años rodando películas de artes marciales, sea delante de las cámaras o detrás de ellas. Y eso se nota, ya que veremos como en esta ocasión la acción tiene algunos puntos de fantasía donde veremos unos saltos y persecuciones donde nuestros personajes "vuelan" casi literalmente. Algo así como sucedía en Ip-Man (curiosamente esta película está dirigida por su director), donde nuestro maestro a veces parecía un héroe con poderes. Si sabéis ver ese punto de fantasía, os lo pasaréis en grande, ya que a veces pierde cierta naturalidad por ello.

En cuanto al reparto, tenemos presentes a unas cuantas caras conocidas como Louis Koo, ya mencionado antes, y que muchos recordaréis por SPL2, una de esas películas que demuestran la enorme calidad que puede aportar este cine de artes marciales o por Drug War, otra cinta que puede estar orgullosa de aportar una historia de lo más interesante y parecida a las denuncias de la que hoy nos ocupa. Acompañan a Koo, el omnipresente Tony Jaa, al cual no le hacen falta presentaciones y el detective encargado del caso, Wu Yue (Journey to the west, Police Story 2013). Todo ello dirigido por Wilson Yip, uno de los grandes directores de Hong Kong, dedicado en cuerpo y alma durante casi toda su carrera a las artes marciales.




Un batido de acción en el límite de la fantasía y de denuncia clara a una lacra que llevamos tiempo viendo y con la que a día de hoy poco se puede hacer. Si queréis un poco de movimiento en vuestras casas, no dudéis en ver esta producción de buen acabado.


TRÁILER DE PARADOX:




FICHA TÉCNICA DE PARADOX:

Título original: Sha po lang: Taam long (SPL3)
País: Hong Kong
Año: 2017
Duración: 101 min.
Director: Wilson Yip
Reparto: Louis Koo, Wu Yue, Tony Jaa
Género: Acción / Policíaco
Nota: 7/10


¡Hasta pronto y a ver mucho cine asiático!

Comentarios

Entradas populares