RAPE ZOMBIE (1ª PARTE) - LA LUJURIA DE LOS MUERTOS

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!

La Serie B nos ha mostrado muchas caras y a cada cual más loca durante todos estos años, pero por si algo amamos este subgénero es por la definición más trash que ha surgido desde hace ha algún tiempo en Japón, llevando este tipo de producciones a otro nivel nunca visto. El trash ya es casi una religión para aquellos que lo hemos consumido en abundantes cantidades, por lo que no podemos evitar devorar cualquier nueva producción que salga del país del sol naciente. Y es por ello que hoy os vuelvo a invitar a leer uno de los análisis más salvajes que he podido hacer en el blog, el de esta Rape Zombie: Lust of the dead.

En esta ocasión, nos enfrentamos a una película que lleva un paso más allá el tema de los muertos vivientes, volviéndolos no voraces por su estómago sino por su apetito sexual y desatando uno de los guiones más pervertidos, asquerosos y a ratos desternillantes del nuevo siglo. Un grupo de chicas tendrá que hacer frente a un virus que volverá a los hombres violadores en potencia, tirándose todo aquello que tenga dos pechos y vagina, ¿qué puede fallar con semejante argumento?


RAPE ZOMBIE






Un contagio inexplicable estalla en Tokio, convirtiendo a los hombres en zombis que violan y matan a toda mujer que se cruza en su camino. La infección se propaga rápidamente por todo el mundo en pocas horas. Esas pocas mujeres supervivientes deben luchar por sus vidas, con sólo una manera de matar a un hombre "tóxico", la destrucción de su zona genital. Ellas serán la única esperanza de la humanidad. En este caso, la historia nos centrará la atención en cuatro mujeres de diferente índole que intentarán utilizar todos sus recursos para sobrevivir dentro de un templo que parece ser de todo menos un lugar post-apocalíptico. El mundo se viene abajo y a nuestras protagonistas se la sopla enormemente, usando ese templo como lugar de confesión y perversión.

Si Rape Zombie tuviese que ser descrita en una sola palabra, esa sería inapropiada, sucia y muy, muy asquerosa (¿aunque que película así no lo ha sido?). Normalmente el trash japonés no suele ser para estómagos sensibles, y más cuando hemos visto desde gusanos anales a sushis devora-hombres, pero en esta ocasión incluso el apartado sonoro nos aportará cierta sensación de náusea al recrear el sonido de los fluidos a la hora de copular de forma aberrante. Sudor, sangre y semen se unen en una de las obras más asquerosas y políticamente incorrectas de las que se pueden ver en el cine reciente. Pero claro, cuanto más monstruoso sea todo, mejor para los japoneses, que están mentalmente muy jodidos. Solo hay que ver que esta película se ha convertido en una saga que ya va por la quinta parte y que incluso ha tenido un spin-off, a lo Sharknado, a película por año, para darnos cuenta de su repercusión. Impensable para muchos de nosotros.




Pero centrémonos de lleno en esta historia, que no tiene desperdicio alguno. Antes de nada, tengo que recalcar a qué tipo de zombis nos enfrentamos tanto nosotros como público, como nuestras protagonistas, que parecen incluso más perdidas que nosotros sobre el porqué de esta infección. Los zombis de Rape Zombie son violadores sin pulso que no infectan por mordedura ni mueren por decapitación o destrucción de cerebro (como decían en la fantástica Zombies Party), sino que infectan por penetración (su semen es tóxico) y mueren al destruirles los huevos, literalmente. Para acabar con estos muertos vivientes del averno las tácticas comunes no bastan, y es que incluso si los decapitamos pueden seguir copulando sin cesar. Son unas máquinas del sexo implacables.

Dicho esto, y sabiendo cual es la amenaza potencial de esta película, tenemos que describir lo que parecen ser unos hechos nada claros. La infección se produce de golpe, sin previo aviso, algo así como lo que ocurre en El amanecer de los muertos de Zack Snyder. El origen de todo el caos nunca se aclara y nunca se pretende explicar, por lo que veremos será simplemente la supervivencia de las mujeres frente a los violadores en potencia. Además, tenemos que decir que en cierta parte de la película, incluso se declaran guerras entre países que nos dejarán atónitos (sobre todo por sus explicaciones). Veremos como Corea acusa a Japón de la plaga al pensar que los nipones son unos productores de porno impulsivos qué están más salidos que los cantos de una mesa (razón no les falta). E incluso se habla de bombas atómicas cuyos residuos son culpa de Corea del Norte; o como los americanos son los primeros en caer por su ego pornográfico. Demasiados argumentos desternillantes para no soltar alguna sonrisilla cómplice en nuestro sofá.




Pero si tuviésemos que comenzar a desgranar todo lo que esta producción nos ofrece a nivel argumental, podríamos escribir una tesis entera y quedarnos cortos, por lo que os hablaré de otros menesteres no menos interesantes, como el inicio de la película. No tendréis tiempo a concienciaros de lo que vais a ver, después de las primeras letras veremos violencia de género e incluso una violación salvaje, por lo que no puede comenzar más fuerte la cosa. La introducción de esta película está llena de mutilaciones, sexo, sangre y otros fluidos que no querremos describir ni pensar, siendo probablemente uno de los inicios más caóticos y desagradables jamás filmados. Diez minutos que nos dejarán grabado a fuego lo normales que somos.

Poca falta hace pues hablar de la baja calidad de imagen, el desenfoque abusivo de la cámara en muchos de los planos o el mareo que supone intentar seguir algunos movimientos de los personajes en pantalla, restando diversión al conjunto. Parece que los directores han confundido Serie B con una montaña rusa desenfrenada. Un niño tendría más pulso y dignidad a la hora de afrontar este rodaje, os lo aseguro. Aunque eso sí, estos fallos o errores magnos hacen que nos lo tomemos aún más a guasa. Fijaros en los efectos especiales del final de la película, un seguido de planos lamentables que nos harán sangrar los ojos incluso más que a todos los zombis de esta historia. Y es que el maquillaje utilizado para recrear o simular la sangre es deplorable, de tan baja calidad que se nota que está hecho aposta (como casi todo, vaya).




Y si creíais que nada más iba a decir de este infernal proyecto, os equivocáis. Me quedan un par de ases bajo la manga que seguramente os hagan entrar el gusanillo de verla si hasta ahora no lo he conseguido. Uno de ellos es que el sexo no siempre es forzado en esta película, ya que presenciaremos una escena de lesbianismo que muchas pelis porno envidiarían. Los japoneses vuelven a hacer gala de su hipocresía máxima, no aceptando como sociedad la homosexualidad, pero luego bajándose los pantalones a las primeras de cambio. Además, y por si eso fuera poco, hacen referencia a los Hikikomori (personas que nunca salen de casa por culpa de un miedo irremediable al mundo exterior) de manera entre vejatoria y luego alabada, un tema algo escabroso de analizar al no quedar claro que pretenden con la inclusión de dicho personaje.

Y como no, no puedo olvidar los debates televisivos que se intercalan con la historia de nuestras chicas de vez en cuando, pues son de lo más jugosos. Especial mención se merece ese contertulio que se dedica a expandir la violación como un elemento evolutivo y digno de una mente retorcida y perturbada. Así pues, Rape zombie es un ejemplo claro de como sacar jugo a una imbecilidad de argumento que nos deja descolocados sin parar. Una película que brilla por su caradura y sus elementos locos: zombis violadores (incluido un niño violador), chicas indefensas y medio desnudas, maquillaje horrendo, efectos sangrantes, homosexualidad explícita, tabús destruidos y un sinfín de cosas más. Protagonizada por la leyenda de la serie B Asami (Karate Kill, Gun Woman, Dead Sushi) y la estrella porno Alice Ozawa, preparaos para un viaje sin retorno al infierno más sexual y no tan divertido como esperábamos.




Conclusión: Rape Zombie: Lust of the dead es una divertimento estúpido no redondo. Es el claro ejemplo de como sacar provecho de una idea de lo más estúpida y crear una película con ella. Sangre, sexo y violencia se dan la mano de una de las películas más políticamente incorrectas que hemos podido ver estos últimos años. Si sois fans de la Serie B japonesa, esta es una gran oportunidad para compartir una tarde con los colegas. Pero eso sí, el nivel de diversión no llega a lo esperado.


TRÁILER DE RAPE ZOMBIE:




FICHA TÉCNICA DE RAPE ZOMBIE:

Título original: Reipu Zonbi: Lust of the Dead (Rape Zombie: Lust of the dead)
País: Japón
Año: 2012
Duración: 73 min.
Director: Naoyuki Tomomatsu
Reparto: Asami, Alice Ozawa, Yuria Hidaka, Yôko Satomi
Género: Terror / Erótico
Nota: 5/10


Twitter: @myasianmadness


¡Hasta pronto y a ver mucho cine asiático!


Comentarios

Entradas populares