NETFLIX (37) - THE DOLL 2

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!

Ayer os hablé de The Doll, una película tan mala que es imposible no reírse con ella y soltar varias carcajadas sonoras. Pues bien, Netflix y Rocky Soraya han querido superarse y seguir con tan absurdo legado con The Doll 2, una secuela de esta infame historia sobre una muñeca poseída por el mismísimo diablo, que en esta segunda parte se centrará en la horrible muñeca llamada Sabrina, con el mismo objetivo que su predecesora: deshacerse de todo aquel que se cruce en su camino. Con un presupuesto elevado totalmente malgastado al estar en las manos equivocadas, volveremos a llevarnos las manos a la cabeza con el disparate visto en pantalla.

En esta segunda parte nos toparemos con una nueva pareja víctima de su propia estupidez y de una sucesión de desgracias que ni el más gafe podría llegar a imaginarse. Con grandes momentos para la posteridad (de nuestras mandíbulas desencajadas) en los que viviremos cosas tales como una sesión espiritista que parece no tomarse en serio ni a si misma y unas posesiones dignas de una cinta de exorcismos de Serie Z con un maquillaje horrendo que no podrá evitar que nuestros ojos lagrimeen de la diversión, The Doll 2 es delirante. ¿Es esta película una mierda? ¡Sí, pero joder, qué divertida es!


THE DOLL 2






Maira y Aldo ven cómo su vida se desmorona a causa de la muerte de su hija. Maira, con la ayuda de su amiga Elsa, intentan usar la muñeca de su hija como medio para intentar comunicarse con ella, pero lo único que consiguen es que su vida de pareja sea perturbada constantemente. Una vez más veremos la predilección, y podríamos decir que casi obsesión, de Rocky Soraya tanto por las muñecas como por las familias felices destrozadas. Siguiendo el mismo patrón en cada una de sus películas, el director consigue que todo sea previsible una vez más y que, por consiguiente, nos podamos centrar mejor en todo lo que ocurre alrededor de cada escena (hay muchos detalles hilarantes), permitiéndonos reírnos sin parar por su desfachatez de cara a nosotros como público. ¿Es este hombre un timador o de verdad piensa que lo hace bien? Un misterio que aún está por resolver.

Como bien comentaba ahora mismo, Rocky Soraya siempre apuesta por escoger actores y actrices que sepan sobreactuar y puedan representar una familia feliz típica de un anuncio de Scottex o Mimosín, elevando nuestro grado de irritabilidad al máximo para que cojamos mucha manía a cada uno de ellos y así conseguir que su poca credibilidad nos haga desternillar de un momento a otro. The Doll 2 pues, cumple con el patrón de su primera parte y todo lo que ocurra será exactamente igual, solo que esta vez durara casi dos insufribles horas. Si intentamos tomarnos la película seriamente, acabaremos enfadados y con ganas de poner una denuncia al director y todo el que esté detrás de este proyecto, por lo que recomiendo mirarla con otros ojos y pasarlo bien con sus estupideces.




Pero vamos a ahondar más en esta segunda parte, que ya aviso que no decepciona a nivel de diversión. La sangre falseada digna de haber salido de un buen pote de tomate, el maquillaje abominable con base de polvo de talco que luce fatal o el exceso de heridas de algunos personajes que parecen inmunes a ellas, son algunos de los muchos elementos que podremos ver en esta película. Todo rezuma un aroma a rancio intensificado, y cuando creamos que nada puede ir a peor, ocurre. Los efectos de sonido, además, nos acompañarán en todo momento anunciándonos cuando debemos asustarnos, cuando debemos estar en tensión y cuando debemos comenzar a escribir una hoja de reclamación por tomarnos por gilipollas. Y es que, llegados a cierto punto, entenderemos porqué la muñeca diabólica quiere acabar con todo ser viviente a su alrededor, pues no puede ser muy agradable tener que convivir con tanto imbécil alrededor. Sin duda, animaremos a Sabrina (Kayla) a conseguir su sádico objetivo. ¡No dejes a nadie vivo!

[ALERTA SPOILER] Seguramente queráis saber qué tipo de estupideces se escuchan durante The Doll 2, y os voy a hacer un resumen de algunas perlas. Durante los primeros minutos podremos ver una escena entre el padre y la niña (de unos 6-7 años mínimo) jugando en la habitación de esta y escucharemos como ella le confiesa a su padre haber aprendido por fin a contar. ¿Me estás diciendo Rocky que una niña a esa edad no sabe contar hasta 20? Porqué si es así, en Indonesia tenéis un problema. Pero ojo, no os alarméis aún, pues la cosa empeora, y mucho. En la siguiente escena, seremos testigos de un accidente de lo más inverosímil y que nos dejará una de las reacciones más divertidas de la película: la del padre con una expresión en su cara de auténtico susto (forzadísimo) justo antes de pegársela. Madre de dios que puta risa. Y no obviemos como son arrollados por un camión en una carretera de unos 3-4 carriles vacía de coches y con gran visibilidad. Qué poca credibilidad tenéis...[FIN SPOILER]




Y aunque en esta segunda parte hay destellos de buen cine en algunos planos de bonita fotografía o movimientos de cámara (no es broma), quedará todo en un simple espejismo. Rocky Soraya intenta hacerse el interesante durante gran parte del metraje queriendo dotar de profundidad y sentimentalismo tanto a la historia como a sus personajes, pero queda claro que todo está tan impostado que no hay quién se lo crea. Las lágrimas de cocodrilo de sus protagonistas me traen sin cuidado, y seguramente a vosotros también. Además, la película cae en una repetitividad que se podría haber acortado mucho, media hora como mínimo, y no hacernos pasar por lo mismo una y otra vez sin sentido. A parte de las muchas incongruencias del guión, que no para de contradecirse a si mismo, no solo entre los hechos que ocurren en esta película sino en los relacionados también con la primera parte, también tendremos muchas situaciones resueltas de forma penosa y previsible.

En fin, esta es la historia de otra pareja más de insensatos que no saben lo que se les viene encima. El típico marido que siempre está fuera por trabajo (y que no cree a su mujer hasta que tiene clavado un puñal en el pecho) y la típica mujer que no hace nada en todo el día, con visiones varias de fantasmas y otros entes malignos. Como veis, se repite la misma fórmula de la primera película y no tienen ninguna vergüenza en enseñárnoslo (para qué esforzarse). Y para ponerle el colofón perfecto, viviremos un final en el que la médium entra en otra dimensión fantasmal copiándose vulgar y desvergonzadamente de la saga Insidious de James Wan. ¿Cómo tiene la cara tan dura Rocky? Aunque sinceramente esa copia es el preámbulo al mejor final que podríamos esperar (salvando la película), y es que este hombre no nos defrauda.




No me voy a despedir sin deciros que disfrutéis la última media hora de esta película como nunca lo habéis hecho, pues los acontecimientos de leyenda vividos en esos momentos pueden ser el mejor final visto por mis ojos (en cuanto a risas se refiere) a manos de una sirvienta que se convierte en la viva imagen de Iko Uwais, repartiendo candela a diestro y siniestro. Y añadiéndole a ese final lo siguiente: pies postizos en posiciones amorfas cuando se clavan lápices, puñaladas traperas por la espalda con objetos varios, muñecos de trapo cayendo desde un segundo piso emulando personas, choques contra paredes llevados a cabo por entes invisibles, estanterías y paredes destrozadas, persecuciones psicopáticas por toda la casa, posesiones infernales salidas de la nada y un recital de violencia absurda sin fin que nos dejará exhaustos de la risa. Sentimientos encontrados señores, sentimientos encontrados con esta inclasificable saga.

Realmente no sé que más deciros, pues tengo una de las dudas más grandes que he tenido nunca respecto a una película, ya que no sé si estamos ante una auténtica obra maestra del humor no pretendido o si por el contrario estamos ante el peor director de largometrajes de terror de la historia. Me gustaría saber vuestras opiniones al respecto, tanto aquí como en Twitter, cuando la veáis porqué me hallo totalmente perplejo y desubicado. Esta película lo tiene todo para intentar satisfacer a todos, desde sangre a posesiones, pasando por hostias como panes. The Doll 2 se convierte por méritos propios en una obligación para aquellos que quieran pasarlo bien. No os sorprenda si un día os traigo un especial sobre Rocky Soraya y su reinvención del humor no pretendido. Eso es todo por hoy.




Conclusión: The Doll 2 sigue los pasos de su antecesora en cuanto a risas se refiere. Este es otro festival digno de mención en el que no faltarán las escenas absurdas y los personajes sobreactuados. Rocky Soraya vuelve a demostrarnos que su infamia no tiene límites y que siempre puede superarse. Una película fantástica para disfrutar dándole la vuelta, como es costumbre con este director.


TRÁILER DE THE DOLL 2:




FICHA TÉCNICA DE THE DOLL 2:

Título original: The Doll 2
País: Indonesia
Año: 2017
Duración: 117 min.
Director: Rocky Soraya
Reparto: Herjunot Ali, Luna Maya, Sara Wijayanto, Maria Sabta
Género: Terror
Nota: 5/10


Twitter: @mmyasianmadness


¡Hasta pronto y a ver mucho cine asiático!


Comentarios

  1. Algo más aburrido que este post? En el que no se encuentra nada de información, solo críticas y críticas, "información" totalmente inútil, al primer párrafo empiezas a bajar buscando información de verdad pero no, me pareció una basura tanto o más que la peli ya que esto no tuvo ni gracia, pésimo servicio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares