NETFLIX (41) - HIGH SOCIETY

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!

Regresamos rápidamente a la plataforma de Netflix para hablar sobre una sorpresa que ha llegado sin aviso estos días al catálogo del monstruo. Estoy hablando de una cinta coreana llamada High Society, una película que se estrenó el 29 de Agosto del año pasado en el país coreano y que nos habla sobre los secretos de la alta sociedad coreana. Una película visualmente arrebatadora y que esconde muchos misterios detrás de sus personajes y situaciones.

El directo Byeon Hyeok consigue con su High Society dar en la tecla de lo que de verdad pensamos algunos que se teje entre bambalinas del poder y no podemos sino aplaudir su fantástica recreación de los hechos en esta historia, que recordemos ha sido escrita por él mismo. Con un dueto protagonista a una gran altura y una historia que permite enlazar varios temas como la política, el amor e incluso el arte, la película nos enseñará la cara más cruda e hipócrita de una sociedad que solo piensa en sí misma. ¿Qué haríais vosotros si tuvierais dichos privilegios?


HIGH SOCIETY





Una historia que nos cuenta una visión de la alta sociedad coreana a través del deseo y el amor entre tres personas de estamentos laborales diferentes. Tae-Joon, un profesor de universidad que obtiene la oportunidad de trabajar para la Asamblea Nacional deberá luchar contra un partido que creía decente. Soo-yeon (esposa de Tae-Joon), una mujer que trabaja en una galería de arte como curadora asistente de la galería debe afrontar uno de los momentos más difíciles de su vida al ser chantajeada. Y Ji-Ho, un misterioso artista que jugará el papel clave en esta historia, será ese personaje que ponga en jaque a todos los demás por una historia de amor inesperada. High Society es todo aquello que no sabemos de la élite, pero que podemos intuir. Un mundo lleno de sangre, suciedad y lágrimas que no deja títere con cabeza en su lucha por la supremacía. ¿Hasta dónde es capaz de llegar alguien por mantener su poder y estatus?

El cine coreano es uno de los más transparentes y valientes a la hora de hablar de temas controvertidos o problemáticos y sabe hincar el dedo en la llaga como ningún otro país del mundo (sobretodo socialmente). Los cineastas coreanos son conscientes de las muchas injusticias que vive el pueblo coreano y de las muchas indecencias que algunos deben sufrir en sus carnes para llevar el país hacia delante. High Society forma parte de ese cine valiente, de ese cine que aunque no está basado en hechos reales, nos cuenta cosas que sí lo son. Gracias a una visión pulcra y directa, el director de High Society consigue revolver nuestro estómago poco a poco, paso a paso. Gracias a su historia consigue hacernos ver la influencia de gente de poder y saber que repercusión tiene ésta en el trabajador, el estamento más vulnerable de un pueblo que tiene que cargar con el peso de auténticos desalmados que están sentados tras su despacho.





Visualmente la película es arrebatadora, no tanto por la belleza de lo que se ve, sino por saber representar esa vertiente más recargada y pasada de vueltas de la gente más adinerada. Cuadros de gran magnitud, tonos dorados, esculturas rocambolescas y un vestuario de alta gama son solo algunos de los elementos que podremos ver en pantalla. Pero no queda solo ahí la cosa, sino también en lo   momentos en los que se nos enseñan diferentes tipos de arte, de ese más moderno al más clásico. Todo en High Society rezuma buen gusto, pero eso no quiere decir que para nosotros sea incluso demasiado pomposo en algunas ocasiones. Y ojo, no digo que esto sea algo negativo, sino todo lo contrario, ya que a través de dicho arte podremos percibir la personalidad de aquellos que se rodean de él. Hay mucho que comentar sobre este apartado, pero es algo a lo que podría dedicar un artículo entero y no tengo el tiempo necesario para hacerlo. 

Pero la cosa no queda ahí, pues deberíamos centrarnos en un guión que sabe donde radica su potencial. Esta es una película en la que es difícil discernir que es más importante, si los personajes, la historia o el cómputo global de ambas. Ambos temas van muy de la mano, y es que esta historia sin la construcción de personajes no es nada, ya que a través de las acciones y personalidades de nuestros dos protagonistas, nos daremos cuenta de como todo a su alrededor va cambiando de tonalidad y aspecto. Y no me refiero a lo visual, sino a la vertiente más sentimental, pues por culpa de dos errores de ambos es cuando todo detonará en una trama de lo más interesante. ¿Qué haríais ante un chantaje? ¿Qué haríais si descubrierais los oscuros secretos de un partido corrupto? ¿Qué haríais si disfrutaráis de un poder casi ilimitado? La película pone sobre la mesa varias preguntas y debates que se interiorizarán en nosotros mismos y que nos llevarán en volandas hasta el final de la película generando un sano debate.




El final de High Society no es tan importante como su nudo, pues lo importante de esta película es el viaje que recorremos, pero hay que decir que la moraleja que deja es muy buena. Cada uno podrá interpretar la película como quiera y como deba, pero sin duda, no se deja un solo mensaje que recoger al vuelo, sino varios y muy enriquecedores. Hay muchas frases en esta película que podríamos extraer como pensamientos propios, pues Park Hae-Il representa esa parte luchadora, nada conformista que quiere cambiar una sociedad desde dentro, no achantándose ante ningún peligro o amenaza. En cambio el personaje de Soo Ae representa ese miedo tras la cara más fría y prepotente de uno mismo, esa fragilidad oculta tras el acero de una mirada que parece imperturbable. Soo Ae interpreta a esos que se achantan en cuanto son presionados por miedo a perderlo todo. Recordemos sino esa lapidaria frase en los compases finales que demuestra todo su miedo: "Sigamos siendo esclavos como hasta ahora para no exponer nuestras vidas".

Es por eso que esta película crea debate, pues como público nos podremos posicionar de una banda u otra según nuestras personalidades. Lo fácil es posicionarse en el bando de Hae-Il y su vertiente más valiente, pero pensemos por un momento sino acabaríamos reaccionando como el personaje de una Soo Ae que sabe entender los peligros que entraña el poder y el chantaje. Seguramente la entrada de hoy no tenga tanto sentido para vosotros sino veis esta película, y eso me gusta, pues así no os quedará otra que darle una oportunidad que para mí ha sido muy grata e inesperada. Los coreanos lo han vuelto a hacer, han vuelto a adentrarse en nosotros y han conseguido sacar muchas reflexiones que al final es algo que hoy en día se agradece muchísimo. Creedme que las dos horas y cuarto de esta película se pasan volando en cuanto entréis en su juego. Si teníais dudas sobre la alta sociedad coreana, esta es vuestra oportunidad de presenciar el percal que tienen liado.




Conclusión: High Society es una de esas películas que te tocan la fibra. No por lo sensible, no por la historia de amor, sino por saber transmitirnos esa impotencia y desesperación que crea el ver a gente de poder menospreciando a otros por el simple hecho de poder hacerlo. La prepotencia, la soberbia y la hipocresía se funden en esta cinta de gran calibre. Park Hae-Il y Soo Ae se comen la cámara y demuestran que sin ellos esta película no funcionaría.


TRÁILER DE HIGH SOCIETY:




FICHA TÉCNICA DE HIGH SOCIETY:

Título original: High Society
País: Corea del Sur
Año: 2018
Duración: 137 min.
Director: Byeon Hyeok
Reparto: Park Hae-Il, Soo-Ae, Yoon Je-Moon, Lee Jin-Wook
Género: Drama
Nota: 9/10


PD: La película está en su versión extendida en Netflix.


Twitter: @myasianmadness


¡Hasta pronto y a ver mucho cine asiático!


Comentarios

  1. La vi por NETFLIX, resumiste muy bien todo no hay mucho mas que agregar a tu excelente comentario. SALUDOS. Guillermo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares